Ver desde fuera

AMOR CONTRA SU VOLUNTAD

 

Siguiendo con el post anterior donde hablaba de los nuevos nombres que se les dan a técnicas antiguas en terapia hoy trataremos……Te voy a ayudar, aunque no quieras

 Cuando llevamos un tiempo estudiando y aplicando las diferentes técnicas que existen para ayudar/acompañar/coachear (o comolechessellameahora ) tendemos a ver rápidamente la solución a los problemas de todo el mundo (lo de ayudarse a uno mismo ya si eso vamos viendo, o consejos vendo y pa mí no tengo) y en el caso de nuestros seres más queridos y cercanos aún lo vemos más claro(que fácil nos resulta lo de tienes, deberías, habrías de…etc.) e incluso nos ponemos a ayudar en contra de su voluntad

Y es que se nos olvida que por mucho que nos duela los problemas, circunstancias y acontecimientos de la vida del otro, son eso, del otro, y por mucha empatía que tengamos no los vamos a vivenciar como el otro lo hace (en PNL decimos que el mapa no es el territorio, lo que vemos es distinto de la realidad, corresponde a cómo lo interpretamos)

 Y aquí viene el dilema, ¿Qué hacer y cómo hacerlo? No tengo una respuesta clara, pero si algunas experiencias que quizás os puedan ayudar

En principio, estoy en desacuerdo en lo que ahora se lleva tanto, eso que decimos de que es su proceso, lleva su tiempo, debe ir a su ritmo…etc., y que en muchos casos lo que encubre es la dificultad de nuestros seres cercanos de dejarse ayudar(para ellos eres terapeuta, pero eres su amigo, pareja, primo hermano…etc.) y en muchos casos lo más aconsejable es que los derivemos a compañeros de nuestra confianza(si, luego nos fastidiara cuando les hagan caso, y nuestro Superego terapéutico estará tentado de decir, ves lo que te había dicho yo, y gratis)

Hay otros casos, más cercanos, y a la vez más dolorosos donde esta teoría se desmorona, y debes ser tú el que lo ayude, el que le dé un bofetón (mental eh) para sacarlo de ese ensimismamiento en el que está, o que lo saque a pasear, o que lo lleve de viaje (perimetralmente en la actualidad) o se tome un café, o vaya a verlo…o lo que sea

¿Por qué?, pues porque el cerebro humano, es de base, tontísimo de la muerte, y algo vago si no lo ejercitamos, y una vez que aprende el camino de la depresión, la adicción, la tristeza, la infelicidad…o tantos otros estados negativos le resulta cómodo acudir a ellos, a lo malo pero conocido, creando sinapsis cerebrales que le resultan más fáciles de utilizar por ser más reconocibles (tenemos cierto miedo a lo desconocido)

Y la dificultad más grande es que no podemos hacerlo desde solo la técnica, sino desde el Amor (así debería de ser con todos nuestros pacientes), entendiendo que desde donde nosotros estamos ellos son, en este momento, niños perdidos, asustados y sin saber que hacer (todos lo somos en algunos momentos), y todos recordamos esa llamada, ese empujón que alguien nos dio y que tanto nos ayudó, aunque fuera en contra de nuestra voluntad

En el fondo, como decían los Beatles, ol yu nid is love, y sobre lo que es el Amor os dejo un pergamino que escribió un ser superior, un ermitaño, que encierra una sabiduría tan simple y clara que solo alguien como el escritor Enrique Barrios pudo plasmar en su novela

En la segunda parte del libro de Enrique Barrios “Ami regresa”, Krato, el viejo ermitaño que desconoce su propia sabiduría nos regala hermosas palabras sobre el Amor, en lo que él llama “El pergamino de Krato”, el cual compartimos, esperamos que Ami llegue a sus vidas para quedarse.

El pergamino de Krato

Amor es un ingrediente sutil de la conciencia. Es capaz de mostrar el sentido profundo de la existencia.

Amor es la única «droga» legal.

Algunos buscan equivocadamente en el licor y otras drogas lo que produce el Amor.

Amor es lo más necesario de la vida.

Los sabios conocen el secreto y buscan sólo Amor. Los demás lo ignoran y por eso buscan lo externo.

¿Cómo obtener Amor?

Ninguna técnica sirve, porque Amor no es material. No está sometido a las leyes del pensamiento y la razón. Ellas están sometidas a Él.

Para obtener Amor, primero hay que saber que Amor no es un sentimiento, sino un Ser. Amor es alguien, un Espíritu viviente y Real, que cuando despierta en nosotros llega la dicha, llega toda.

¿Cómo hacer que venga?

Primero hay que creer que existe (porque no se ve, sólo se siente) (algunos le dicen Dios) después hay que buscarlo en su morada íntima: el corazón.

No hay que llamarlo porque ya está en nosotros. No hay que pedirle que venga, sin dejarle salir, liberarlo, entregarlo.

No se trata de pedir Amor, sino de dar Amor.

¿Cómo se obtiene Amor? Dando Amor. Amando.

Pedro Soriano (amor sin tontadas)

 

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Porque salud necesitamos todos… Emilio Mendiola

Comparte este contenido en tus redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *